Convivencia entre gatos y niños

Llevo ya algunos años con mi Neka, una gatita que el buen marido adoptó en un refugio antes de conocerme, pues yo siempre era de esos que dicen… yo soy más de perros. Me he entendido a la perfección con los perros que he tenido, algunas veces juraría que me han hablado mucho más claro que algunos humanos.

Pero llegó el momento de convivir con Neka. Una gata habitualmente sentada en el mirador de la ventana, hecho para ella, en silencio, con los ojos abiertos, mirando fijamente. Acostumbrada al parpadeo, al jadeo, a los lloriqueos y aullidos perrunos que tan claro expresan lo que se les pasa por la cabeza… no sabía qué hacer con ella.

Pero poco tardó en hacerse notar, se bajó y vino moviendo sinuosamente el rabo hasta llegar a mis piernas, rozándose y frotando su cabecita, mirándome, entonces entendí que quería lo que quieren todos…mimos y caricias!, en la cabecita…e incluso en la barriga, que para los que no sean gatunos, no le sgusta mucho a priori, como a los perros, pero no tardó en ser una alfombra gatuna.

También sabe llevarte a donde guardamos los premios para que le des uno, o dos… o los que te convenza.

Pero si algo me ha sorprendido, es su instinto de protección, no creí que existiera en los gatos. Últimamente, con la calor supongo, duerme por ahí en la casa, sin embargo hoy vino en medio de la noche, apuntando firmemente su hociquito a un punto de la cortina.  Yo pensé que estaba viendo los pajaritos pero se quedó un rato y se fue a descansar a otro punto de la cama, pero luego volvió a ponerse en alerta, al lado de la cuna, y ya me preocupó, al mirar… mi desagradable sorpresa es que bajaba una de esas cucarachas voladoras, probablemente traídas del tremendo levante que padecemos, así que el buen marido intentó trincarla pero se escapó pero a quien no se le escapó fue a super Neka, sus instintos salieron, con la habilidad que solo ellos tienen y un golpecito, y cao. En otras ocasiones juega con mosquitas y nunca las deja cao, pero a éste bicho… si.

Cuida a la niña como un tesoro, algunas veces Neka duerme plácidamente y ve a la niña acercarse, quien con todo su cariño a veces es un poquito brusca y al acariciarla le coge un buen pellizco, pero Neka lejos de revolverse, y sacar uñas salvajemente como muchos piensan de los gatos, aguanta estoicamente a que le suelte, y luego se retira un poquito 🙂

Me he fijado, siempre está cerca de la niña,  durmiendo en alguna silla cercana, protegiéndola, en su silencio.  Por eso, papas y mamas, los gatos son como las personas, cada uno tiene su personalidad, y no es lo mismo un gato salvaje, que un gato doméstico, que además de otro carácter, tiene otras condiciones sanitarias, como desparasitantes, vacunas, etc.

No abandones a tu gato porque vayas a ser mamá, ellos son excelentes guardianes de tus niños a los que cuidarán y con el que jugarán.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s